Los negocios de la industria alimentaria deben controlar aspectos críticos como el precio, el stock, los costes y, por supuesto, cumplir con toda la legislación que les afecte.